El estrés es causado por estar aquí pero querer estar allí

 

Todo lo que realmente podemos enfrentar en cualquier etapa de nuestra vida, a diferencia de lo que la mente con sus proyecciones imaginarias puede hacernos pensar, se encuentra solo en este momento presente. La vida no espera, no espera ni planea, la vida pasa en este preciso momento, en el aquí y ahora. Es en este momento que todo sucede, que brotan oportunidades y los trenes se detienen en las estaciones avisando de una llegada que no se repetirá jamás.




Si no valgo nada hoy, tampoco valdré nada mañana; pero si mañana descubren valores en mí, significa que todavía los poseo hoy. Porque el trigo es trigo, aunque la gente primero lo toma por hierba (Vincent Van Gogh) 


Pregúntate: " ¿Qué problema existe aquí y ahora, ahora mismo "? No el año que viene, ni mañana, ni siquiera en los próximos cinco minutos, sino ahora mismo. ¿Pasa algo en este momento?

Siempre es posible afrontar y resolver cualquier situación del presente, ya que el pasado ya quedó atrás y el futuro aún no ha llegado. Reconociendo esto, también reconocemos automáticamente, como es natural, que no debemos pensar o preocuparnos por otra cosa que no sea el momento presente, y comenzar a vivir conscientemente cada momento de nuestra existencia.

A partir de este momento, las respuestas, la fuerza, las acciones, los recursos, etc. estarán allí en el momento oportuno cuando los necesitemos, no antes ni después, sino en el preciso momento en que pasan a formar parte de nuestro presente.


Deja de esperar

Si realmente lo deseas, puedes recuperar tu vida ahora mismo, simplemente deja de esperarlo. La verdad es que la vida siempre ha estado contigo, siempre ha sido parte de ti. El único pequeño detalle es que en lugar de reconocerlo y aceptarlo, preferiste sentarte y esperar a que llegara.

Esperar es un estado mental. En esencia, este estado significa que quieres el futuro, no el presente. No quieres lo que tienes, pero quieres lo que no tienes. Que rechazas lo que has creado y quieres lo que aún no has logrado.

Este estado mental de espera crea inconscientemente conflictos internos entre tu "aquí y ahora" donde no quieres estar, y el futuro que has imaginado y proyectado en tu mente, que es donde quieres estar.

Esto afecta negativamente la calidad de su vida, ya que deja escapar tu presente, que es el único momento en que puedes hacer realidad tus sueños.


10 consejos para aprender a vivir en el aquí y ahora

Hay pequeños cambios que podemos aplicar al día a día para transformarnos en personas conscientes. Pequeños cambios, grandes resultados.

1. Cuida tu respiración

Dedica solo cinco minutos al día a observar tu respiración. De hecho, ¿sabías que nuestra respiración a menudo es inadecuada porque es muy rápida y superficial? Y esto acaba afectando a otros procesos vitales. Por esta razón, respira profundamente y luego exhala lentamente.

Este ejercicio, que puedes practicar durante cinco minutos, es ideal para relajarte y ayuda a sincronizar los latidos de tu corazón, haciéndolo más regular. Durante esos cinco minutos no tienes que pensar en nada, solo concéntrate en tu respiración. Te sentirás más tranquilo/a y con más energía cuando hayas terminado.

2. Sal a caminar solo

Hoy pasamos muy poco tiempo con nosotros mismos. Cuando no estamos rodeados de personas, estamos conectados a la red o intercambiamos mensajes en el teléfono móvil. Sin embargo, necesitamos la soledad para conectarnos con nuestro yo más profundo.

Entonces, de vez en cuando planea salir a caminar solo/a, solo tomará diez minutos. Durante este tiempo, no dejes espacio para dudas y problemas que tengas pendientes. Simplemente disfruta de tu entorno, libera tu mente del peso de las ideas. Al final de la caminata verás todo con mayor claridad.

3. Saborea cada bocado

No siempre tenemos suficiente tiempo para comer. Sin embargo, asegúrate de que cada día tengas un momento de "atención plena" mientras comes. Apaga tus dispositivos electrónicos y concéntrate en disfrutar ese momento. Siente la textura de la comida y los sabores. Significa apreciar la comida, sin prisas, para redescubrir el placer en las pequeñas cosas de cada día. Además, tu digestión también te lo agradecerá.

4. Planifica pequeñas metas diarias

A veces nos paralizamos porque no sabemos por dónde empezar. Pero cada viaje comienza con el primer paso. Fíjese pequeñas metas que pueda lograr todos los días, algo tan simple como fumar un cigarrillo menos o dar una caminata de 10 minutos.

Cuando te pones metas y las alcanzas, por pequeñas que sean, la confianza en ti mismo aumenta automáticamente, sientes que si te esfuerzas puedes lograr cualquier cosa. Y esta sensación de poder es clave para lograr tus objetivos en la vida y sentirte mejor contigo mismo.

5. Mira a las personas que te rodean

No significa que tengas que espiarlos en su vida privada, sino que debes intentar conectarte con los demás aunque sea por unos pocos minutos al día, aunque sea a distancia. Verás cosas que antes pasaban desapercibidas por las prisas, como la sonrisa de un vecino o la extraordinaria amabilidad de un colega.

Intenta convertirte en un simple observador, sin hacer juicios de valor, solo observa la realidad que fluye ante tus ojos. Es una experiencia reveladora que con el tiempo mejorará significativamente las relaciones interpersonales, ya que te convertirás en una persona más sensible.

6. Crea arte

No tienes que convertirte en un pintor famoso, pero puedes descubrir la actividad artística que más te guste y dedicarle unos minutos a la semana. De hecho, se ha demostrado que el trabajo creativo ayuda a entrar en lo que se conoce como la "corriente de la conciencia".

Es un estado en el que estamos plenamente presentes, con los cinco sentidos enfocados en lo que hacemos, pero prácticamente aislados del resto del mundo. No tienes que preocuparte por el resultado, solo trata de disfrutar y sacar a relucir lo que hay dentro de ti usando el arte como medio de expresión.

7. Ayuda a alguien

Las personas que ayudan a otros y participan en el trabajo voluntario están más satisfechas con sus vidas y sufren menos estrés y depresión. Esto se debe a que en el acto de ayudar también nos ayudamos a nosotros mismos.

No hay necesidad de hacer grandes cosas, solo ayudar a la anciana a cruzar la calle, ayudar con las tareas del hogar o simplemente escuchar a alguien que necesite confiar en ellos. Ser consciente de que los demás te necesitan y saber que has hecho algo bueno por ellos te hará sentir mejor contigo mismo.

8. Piérdete

Con GPS, visitas guiadas y excursiones organizadas en cada detalle, hay poco espacio para la improvisación. Sin embargo, de vez en cuando es recomendable perderse en una calle desconocida, para dejar que los rincones escondidos y lo inesperado nos sorprendan.

Intenta, al menos una vez a la semana, caminar sin rumbo fijo, dejándote guiar por tus instintos y mantente alerta para descubrir todo lo que encuentres en tu camino. Es una experiencia muy inspiradora.

9. Mírate en el espejo

Haz del espejo tu mejor amigo, no para presumir, sino para conocerte mejor. Cuando te sienta triste, frustrado, estresado o enojado, mírate al espejo y observa tus expresiones faciales. Lo más probable es que descubras a una persona completamente diferente.

En la medida en que seas consciente de los cambios que las emociones provocan en tu rostro, podrás aprender a manejarlas mejor. Su salud emocional y sus relaciones interpersonales serán las primeras en beneficiarse.

10. Haz un cumplido especial

Planea darle a alguien un cumplido especial al menos una vez al día. No se trata de elogiar sin motivo alguno, se trata de prestar atención a lo que sucede a tu alrededor y reconocer las cosas positivas, los detalles que aprecias.

Hacer que la otra persona sea consciente de esto mejorará tu día y te ayudará a crear una relación más íntima. No tiene que ser algo especial, solo un pequeño detalle que notaste y te gustó. Por ejemplo: ¡Qué guapa estás con esa blusa!... Tienes una voz preciosa... Cuando sonríes se te ilumina la cara... Qué buen cocinero eres... Me encanta estar contigo porque tienes la virtud de escuchar... 

COMPÁRTELO CON QUIEN LO PUEDA NECESITAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario