Redescubre la luz en tu corazón


Hay momentos en los que tenemos que lidiar con nosotros mismos. Lo hacemos por elección o porque la vida nos obliga a mirar dentro de nuestro corazón.



Algunas personas escapan de estos momentos porque tienen miedo de mirar dentro de sí mismas. Se dejan distraer por mil estímulos externos para llenar el vacío que hay en su interior.


Hay una voz dentro de ti que nunca deja de hablar: te dice lo que está bien o mal y te juzga continuamente. Te dice que no eres suficiente , que no eres perfecto, que estás cometiendo errores. A menudo te convences de que esa voz tiene razón.


Cuando viniste al mundo esta voz no existía... se desarrolló a través de la educación que recibiste. Grabó un conjunto de patrones y patrones . Con el tiempo empezó a controlar tu vida .


¿Recuerdas cuando eras niño? Te encantaba jugar, confiabas en todos, no te importaba la ropa que usaban tus padres... sólo te importaba el amor que te daban y la alegría que podías compartir.


Al crecer, aprendiste mucho sobre la vida. Nadie te ha dicho nunca que esa voz sólo repite lo que ha aprendido del pasado... lo que fue válido ayer no necesariamente significa que sea correcto hoy.


Las palabras que giran en tu cabeza crean tu realidad, pero no pueden transmitir la luz de tu corazón . Las palabras que usas cuando hablas de ti mismo con los demás o contigo mismo cuentan tu historia.


En la tradición chamánica sudamericana hablamos de Historia Personal , que recoge todas las acciones que has realizado en el pasado y tus relaciones con los demás. No define quién eres, sólo quién eras. Esta sutil diferencia nos libera para crear continuamente nuestra vida .


Cuando hables de ti mismo, presta siempre atención a lo que dices. Hablar es un acto creativo intencional que si se usa conscientemente puede cambiar tu realidad en muy poco tiempo.


Ten cuidado también con lo que te dices a ti mismo. Mucha gente cree que no es posible cambiar de pensamiento ni disfrutar de momentos de silencio.


Si miras a tu alrededor, verás que todo lo que te rodea es perfecto. En este mundo sólo existe armonía, cada elemento encaja perfectamente con todos los demás y tú eres parte de esta maravillosa armonía .


Cuando hay silencio puedes abrir tu corazón , allí encuentras energía y vibración. Experimentarás impulsos creativos. En este mismo momento puedes ver quién eres y descubrir tu voz interior .


Esta es la verdadera libertad . Eres libre de todo lo que te han dicho sobre ti y el mundo, sobre la vida, sobre el pasado. Significa ser tú mismo en este momento: pura armonía y belleza.

Comprométete contigo mismo a partir de hoy. Encuentra un momento cada día para crear este silencio y encontrar tu paz interior. No hay mayor alegría que el viaje hacia uno mismo y redescubrir la luz en tu corazón. 
COMPÁRTELO EN WHATSSAP CON LA GENTE QUE AMAS

Señales de que el mundo espiritual está tratando de contactarte


“Varios días después de que falleciera mi abuela, tuve un sueño sobre ella. En mi sueño, mi madre y yo fuimos a la casa de mi abuela para limpiar su armario. Cuando llegamos a la casa, mi abuela estaba sentada en el sofá. Yo estaba asombrado porque nadie más podía verla. Corrí a donde estaba sentada y le dije: 
“Pensé que habías muerto”. Ella me envolvió en sus brazos y dijo: “Yo fallecí, pero no podía irme sin despedirme de ti”. Yo sólo tenía seis años, pero me acuerdo perfectamente de todo el sueño.”

Esta es la experiencia de una de las muchas personas que se preguntan si es posible comunicarse con un ser querido que ha fallecido y, en caso afirmativo, cómo es posible. Ya fallecidos por lo general tratan de comunicarse con nosotros a través de mensajes para hacernos saber cómo se sienten, a través de los sueños, mediante sensaciones, con una canción significativa en la radio o en un día estresante.
  
Hay muchas razones por la que ellos quieren regresan para visitarnos, y no necesariamente tienes que ser un médium para sentir la presencia de un ser querido fallecido. Estos métodos directos de comunicación pueden ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento, aunque son más comunes cuando la persona está a solas y consciente de su alrededor. Puedes recibir señales cuando estés completamente despierto, en estado de vigilia o en estado de sueño profundo. La siguiente lista detalla las técnicas más comunes utilizadas por los seres queridos fallecidos para visitarte.


1.- El mundo espiritual transmitirá mensajes a través de los sueños. Creará escenarios o proporcionará arquetipos para llamar su atención. Cuando duermes, te estás alineando con el mundo espiritual. Todas tus creencias disminuyen y te vuelves más receptivo a otras esferas.


2.- Los espíritus se comunican a través de los sentidos: el olfato, el tacto, el gusto, la vista y el oído. Pueden adherirse a sus sentidos olfativos, lo que le permite oler una flor o hierba en particular, un perfume familiar. Siempre guardamos memorias de cómo nuestros familiares olían, probablemente por un cierto perfume que usaban, o por alguna actividad específica que practicaban. Si tu familiar fallecido solía cocinar un plato especial y de la nada comienzas a percibir ese olor, no te asustes y piensa que esa persona está ahí cuidándote. Muchos de los seres de luz también huelen a flores y a incienso como a canela o madera, solo disfruta del aroma y pregunta: ¿qué es lo que deseas de mí?

Pueden provocar un zumbido en el oído para hacerle saber que están cerca de usted. Cuando los tonos viajan por diferentes dimensiones, entran en nuestros oídos con sonidos agudos. Pueden usar su visión periférica para mostrarse a través de las sombras.


3.- También vale la pena recordar que hay cosas que suceden en el mundo espiritual que aún encarnados no entenderemos. Manténgase abierto y observe cómo se desarrollan los milagros.


4.- Luces parpadeantes u objetos que se encienden y apagan.

Ésta es una de las señales más comunes. Los espíritus tienen la habilidad de interferir con la luz y la electricidad porque son energía pura. La mayoría de las veces ellos quieren que te des cuenta de que están ahí y quieren llamar tu atención. Los espíritus usarán luces y otros componentes eléctricos para hacerle saber que están cerca y la energía eléctrica es un canal para que se pongan en contacto. Apagarán las lámparas, aumentarán el volumen de la radio y cambiarán de canal hasta que llame su atención.

Si tu televisión se apaga y prende sin un motivo aparente, trata de analizar la razón por la cual sucedió esto. Por ejemplo, ponte a pensar si el canal en el que se encendió tiene relación con un familiar tuyo o si el programa que aparece era el favorito de una persona cercana que acaba de morir. Inclusive pueden utilizar el radio y encenderla cuando está su canción favorita y así te obligan a recordarlos.

(Recuerda que, aunque los cuerpos mueren, la energía que te conecta con un ser querido es eterna y siempre se puede sentir cuando estás abierto a recibirla.)


5.- Escalofríos. Cuando estás alineado con los espíritus, ocurren cambios en la temperatura corporal. Empieza a tener escalofríos que aparecen de la nada. ¿Alguna vez has hablado de un ser querido fallecido e inmediatamente se te puso la piel de gallina?

A veces sucede que vas por la calle o estando en casa, de repente sientes escalofríos o una sensación de baja de temperatura brusca, aunque esté haciendo un buen clima. La mayoría de la gente ha experimentado algo similar por lo menos una vez en la vida, y la razón de este fenómeno es que los espíritus no generan calor porque, de hecho, lo absorben. Como sabes, el calor es energía en movimiento, y cuando los espíritus lo absorben, dejan una sensación de frío en su lugar. Ellos usan energía para moverse y están ahí porque puede que necesiten un poco de tu tiempo, una oración o simplemente que los recuerdes con amor.

Quieren que sepas que están contigo. Somos seres espirituales que estamos viviendo una experiencia humana. La conexión con el mundo espiritual es normal. Estos escalofríos son simples recordatorios de que este mundo y el mundo espiritual son multidimensionales.


6.- Los animales son mucho más sensibles que los humanos. Empiece a notar las actitudes de los animales que te rodean, como perros y gatos. Si comienzan a mirar un punto fijo durante mucho tiempo o siguen algo que no puedes ver con los ojos, es posible que estén observando la presencia de una entidad espiritual; esto también es cierto si comienzan a ladrar (o maullar) sin ningún motivo.


7.- El sentimiento de ser observado. Muchos de nosotros tenemos la habilidad de sentir la energía espiritual de vez en cuando. Recuerda que nuestra mente juega con nosotros muy seguido, si el sentimiento de ser observado salió de la nada, mientras estabas en la escuela o en el trabajo, leyendo un libro o simplemente concentrado en algo que no tiene nada que ver con fantasmas, entonces ten por seguro que hubo un contacto con un ser de luz.


8.- Apariciones. Las apariciones pueden ser terroríficas, especialmente por cómo las películas las han retratado, como ya se ha dicho, los espíritus no quieren asustarnos, pero puede ser que se nos aparezcan para darnos la paz que necesitamos en ese momento. Cuando vemos apariciones de gente que no conocemos, puede tratarse de un fantasma o de un ángel. Los fantasmas usualmente aparecen para comunicarnos algo importante; los ángeles, para protegernos. En ocasiones si es muy necesario, su presencia será lo más vívida posible y sin ánimo de daño.

COMPÁRTELO EN WHATSSAP ESTE CON LA GENTE QUE AMAS

Eleva tu frecuencia el próximo día 11:11



El próximo día 11 de Noviembre (11:11); se producirá una reactivación a nivel planetario. Es uno de los acontecimientos numerológicos y cósmicos  más importante.

Es celebrado en el mundo entero como el Gran Portal Estelar. Te aconsejamos estar preparado/a para recibir toda esa energía con amor, libre de temores y con gratitud. Profundiza ese día con la conexión contigo mismo/a, con tu Ser multidimensional y Galáctico.

Es una fecha que nos recuerda, que no estamos aquí por casualidad sino que así lo acordamos para acompañar a Gaia en el proceso de evolución. Todos y todas formamos parte de esa Gran Red que a través de nuestra encarnación servimos de canal energético para intercambiar energía con el Cosmos, del Cosmos  a la Tierra y de la Tierra al Universo.



El efecto del 11.11 provoca no sólo un aumento de la frecuencia en  nuestro Ser sino también funciona como una lupa o amplificador de  nuestro propósito en la Tierra.  El 11:11 multiplica nuestra capacidad de Ser nuestro Verdadero Ser. ( Más información :Qué significa si nos encontramos con el 11:11 por casualidad)


Te recomendamos que este próximo día  11 de Noviembre recibas este momento tan especial de esta manera:
  • A lo largo del día 11 (intenta que sean las 11:11 horas); busca un lugar tranquilo, silencioso y que te llene de paz (pasear por un parque, por la playa, por el campo )
  • Recibe la luz del Sol de manera consciente. Llénate de su poder sanador para que eleve tu frecuencia.
  • Mantén el rumbo de tu verdadera esencia. Persigue aquello para lo que has venido a este planeta, en esta dimensión. Este día se manifestará más que nunca.
  • Intenta desapegarte de todas las falsas creencias y prejuicios limitantes de tu verdadero Ser. Ábrete al Amor que eres y conviértelo en Luz.
  • Fomenta el Amor en todas tus relaciones. Tanto las que amas como las que te generan miedo. Estas últimas serán las que más eleven tu frecuencia si eres capaz de bañarlas de aceptación y de Amor.
  • Observa todo a tu alrededor. Siéntete uno con el Universo. Fúndete con todo lo que existe.
  • Haz una pequeña meditación: A cualquier hora del día (siempre mejor si es a las 11:11) busca un lugar tranquilo y silencioso e invoca al más alto Amor Divino y di:


"ESTOY DISPUESTO/A A ASUMIR MI REALIDAD COMO SER ESPIRITUAL, A SENTIR MI UNIDAD CON TODO LO QUE SOY Y CON TODO LO QUE HAY"


Cuando llegue el momento recibirás en tu interior una gran Luz. Esa Luz te trae los códigos de activación que necesitas para recordar, para recordar quién eres en realidad, para poder completar tu misión en este planeta y eliminando todas las interferencias y limitaciones ; todas las viejas  energía que evitan tu proceso de evolución.
GRACIAS GRACIAS GRACIAS

COMPARTE ESTE ARTÍCULO CON LA GENTE QUE AMAS

Las mejores frases de Descartes

René Descartes (1596 – 1650) René Descartes fue un filósofo, matemático y físico francés, considerado el padre de la filosofía moderna y uno de los nombres más destacados de la revolución científica.

Nacido en una familia de baja nobleza, trece meses después de su nacimiento, su madre murió tras dar a luz un nuevo hijo que no logra sobrevivir. Es criado por su abuela, por su padre y por una nodriza de la que no se separará jamás.


Su padre lo llamaba “pequeño filósofo”, pues desde su más tierna infancia no paraba de plantearse preguntas sobre todo. En la escuela sus profesores no tardaron en darse cuenta de sus dotes intelectuales y de su interés por las matemáticas y la filosofía. 

Tras estudiar Derecho y Medicina en la Universidad de Poitiers (Francia), acaba trasladándose a los Países Bajos donde llevaría una vida modesta y tranquila.

Su principio filosófico más famoso es “cogito, ergo sum” (“pienso, luego existo”), un elemento esencial del racionalismo occidental. Descartes expone su método filosófico y científico en el escrito “Reglas para la dirección de la mente” (1628) y, sobre todo, en su conocido “Discurso del método” (1637), donde, con gran claridad y sencillez, propone cuatro normas fundamentales que rompen con la escolástica impartida en las universidades de la época. 

Sus ideas supusieron una revolución para la filosofía y la teología, aplaudidas por unos (como Malebranche) y criticadas por otros (como Spinoza o Leibniz).

Descartes falleció el 11 de febrero de 1650, a los 53 años de edad supuestamente a causa de una neumonía. Sin embargo, el historiador Eike Pies en su libro “El homicidio de Descartes, documentos, indicios, pruebas”, concluyó que la muerte de este se debió a un envenenamiento por arsénico y señala a un sacerdote, François Viogué, como responsable o al menos instigador del crimen.

★ Algunas de sus frases más célebres:

► «Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro»

► «Sentir no es otra cosa que pensar»

► «Pienso y dudo, luego existo»

► «Apenas hay algo dicho por uno cuyo opuesto no sea afirmado»

► «Los malos libros provocan malas costumbres y las malas costumbres provocan buenos libros»

► «Dos cosas contribuyen a avanzar: ir más deprisa que los otros, o ir por el buen camino»

► «No admitas jamás cosa alguna como verdad sin haber conocido con evidencia que así era; es decir, evitar con sumo cuidado la precipitación y la prevención, y no admitir en mis juicios nada más que lo que se presente tan clara y distintivamente a mi espíritu, que no tuviese motivo alguno para ponerlo en duda»

► «Vivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás»

► «Hasta una falsa alegría suele ser preferible a una verdadera tristeza»

► «No hay nada repartido de modo más equitativo en el mundo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente»

► «Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas»

► «No basta tener buen ingenio; lo principal es aplicarlo bien»

► «La lectura de buenos libros es una conversación con los hombres más ilustres de los siglos pasados»

► «Conducir con orden mis pensamientos, empezando por los objetos más simples y más fáciles de conocer, para ascender poco a poco, gradualmente, hasta el conocimiento de los más complejos, y suponiendo incluso un orden entre ellos que no se parecen naturalmente unos a otros».

► «La filosofía es la que nos distingue de los salvajes y bárbaros; las naciones son tanto más civilizadas y cultas cuanto mejor filosofan sus hombres».

► «Muchas veces sucede que no hay tanta perfección en las obras compuestas de varios trozos y hechas por las manos de muchos maestros como en aquellas en que uno solo ha trabajado».
COMPÁRTELO EN WHATSSAP CON LA GENTE QUE AMAS

El origen de los apellidos


En la antigüedad, no existían los apellidos. 

Tomemos la Biblia, como ejemplo:

A los personajes del Antiguo y Nuevo Testamento se les conocía por su nombre: Abraham, Moisés, Pedro, Juan, Mateo, Jesús, María y José.

No había tal cosa como Abraham Pérez, Mateo Delgado o José García. (Cuidado: Iscariote no era el apellido del traidor Judas, ni Tadeo el del santo; eran sobrenombres, apodos).

Con el tiempo, las comunidades se poblaban cada vez más y más, y de momento surgían las dudas:

—Llévale este mensaje a Juan.
—¿Cuál Juan? —preguntaba el mensajero.
—Pues Juan, el "del valle" —explicaba para distinguirlo del otro Juan, el "del monte".

En este caso, los apellidos del Valle’ y del Monte, tan comunes hoy en día, surgieron como resultado del lugar donde vivían estas personas. 

Estos se llaman "apellidos topónimos", porque la toponimia estudia la procedencia de los nombres propios de un lugar.

 En esa misma categoría están los apellidos Arroyo, Canales, Costa, Cuevas, Peña, Prado, Rivera (que hacen referencia a algún accidente geográfico) y Ávila, Burgos, Logroño, Madrid, Toledo (que provienen de una ciudad en España).

Otros apellidos se originan de alguna peculiaridad arquitectónica con la que se relacionaba una persona. 

Si tu antepasado vivía cerca de varias torres, o a pasos de unas fuentes, o detrás de una iglesia, o al cruzar un puente, o era dueño de varios palacios, pues ahora entiendes el porqué de los apellidos Torres, Fuentes, Iglesias, Puente y Palacios.

Es posible que hayas tenido algún ancestro que tuviese algo que ver con la flora y la fauna. 

Quizás criaba corderos, cosechaba manzanas o tenía una finca de ganado. De ahí los apellidos Cordero, Manzanero y Toro.

Los oficios o profesiones del pasado también han producido muchos de los apellidos de hoy en día. 

¿Conoces a algún Labrador, Pastor, Monje, Herrero, Criado o Vaquero? Pues ya sabes a qué se dedicaban sus antepasados durante la Edad Media.

Otra manera de crear apellidos era a base de alguna característica física, o un rasgo de su personalidad o de un estado civil. 

Si no era casado, entonces era Soltero; si no era gordo, era Delgado; si no tenía cabello, era Calvo; si su pelo no era castaño, era Rubio; si no era blanco, era Moreno; si tenía buen sentido del humor, era Alegría; si era educado, era Cortés.

Quizás la procedencia más curiosa es la de los apellidos que terminan en -ez, como Rodríguez, Martínez, Jiménez, González, entre otros muchos que abundan entre nosotros los hispanos.

El origen es muy sencillo: "ez" significa "hijo de".
Por lo tanto, si tu apellido es González es porque tuviste algún antepasado que era hijo de un Gonzalo. 

De la misma manera, Rodríguez era hijo de Rodrigo, Martínez de Martín, Jiménez de Jimeno, Sánchez de Sancho, Álvarez de Álvaro, Benítez de Benito, Domínguez de Domingo, Hernández de Hernando, López de Lope, Ramírez de Ramiro, Velázquez de Velasco, y así por el estilo.

Así mismo ocurre en otros idiomas: Johnson es hijo de John en inglés (John-son); MacArthur es hijo de Arthur en escocés; Martini es hijo de Martín en italiano.

Es así como, poco a poco, durante la Edad Media, comienzan a surgir los apellidos.

 La finalidad era, pues, diferenciar una persona de la otra. 

Con el tiempo, estos apellidos tomaron un carácter hereditario y pasaron de generación en generación con el propósito de identificar no solo personas, sino familias.

COMPÁRTELO EN WHATSSAP CON LA GENTE QUE AMAS

Muchos se van de este mundo sin haberse escuchado nunca


Nuestro cuerpo tiene un lenguaje propio para comunicar con nosotros. Habla y se expresa a través de emociones o de “gritos” de auxilio que suelen derivar en contracturas o dolores físicos. Si hemos llegado a este punto es muy probable que la principal razón sea que no hemos sabido parar a tiempo o, quizás más importante, que no hemos sabido escuchar a nuestro cuerpo mientras nos hablaba.


La terapeuta y fundadora de la Asociación Shankha Ayurveda;  Deva Paksha, experta en yoga y masaje ayurdévico profesional, formada en Brasil y en India, entendió a través de su propia experiencia que el cuerpo se expresa a través de las emociones y, desde entonces, empezó a observar el lenguaje del cuerpo y a conectar con él a través de las manos. Con sus terapias trabaja el fortalecimiento del sistema inmunológico y desintoxicación  del organismo de sus pacientes.

En una fantástica entrevista concedida al Periodista Albert Doménech, esto es lo que la experta nos dice como profunda conocedora  de las emociones y de su directa  influencia en nuestro cuerpo:

• ¿Tan alejados estamos de nuestro propio cuerpo?

-Sí, y cada vez lo estamos más por la manera en que vivimos. Empezamos el día con prisas, vamos corriendo a todas partes y no nos permitimos escucharnos.

• ¿Cuándo se dio cuenta usted de que eso podría cambiarle la vida?


    

  •  ¿Cómo nos habla el cuerpo?



- Se comunica de muchas maneras: a través de nuestra postura, del equilibrio, de la aparición de enfermedades… Con una simple contractura, muchas veces lo que te está diciendo es “¡mírame!”. El problema es que nosotros no nos paramos a escucharle, sino que nos tomamos un paliativo o una pastilla para quitar el dolor, sin observar lo que está pasando o de qué manera puedo utilizar esa llamada para que el dolor no esté ahí todo el tiempo. Si observas o escuchas una contractura, puedes tener una percepción de lo que hay que hacer para que deje de estar allí.

. Parece que la sociedad occidental está más preocupada en cuidar su imagen externa que en atender las llamadas de auxilio internas…

-Es cierto que la sociedad occidental es la que está más alejada de su cuerpo. En India, por ejemplo, ya se empieza a trabajar la idea del masaje como un hábito desde pequeños. Si observas su postura con el cuerpo, verás que utilizan mucho más las manos y los pies en equilibrio, y también a la hora de trabajar. En Occidente, sólo nos acordamos del cuerpo a un nivel estético.

• ¿A dónde nos podría llevar esta buena comunicación con nuestro cuerpo?

-Hay muchas posibilidades, pero la más básica es mantener un equilibrio y alejar de tu vida las enfermedades. Después estarían la tranquilidad, la paz; podrás hacer lo mismo que estabas haciendo hasta ahora pero con mucho más sosiego y sencillez. Cuando escuchamos a nuestro cuerpo, el tiempo se alarga más y el estrés desaparece porque tomamos más conciencia de todo.

• Entonces, ¿estamos hablando de una cuestión de conciencia corporal, o mental?

-Pienso que la clave es la escucha. Si paras un minuto para respirar y cerrar los ojos verás como cambia la conciencia corporal y mental. A través del cuerpo podemos cambiar nuestra percepción de las cosas, eso seguro.

•   Si, a título individual, todos nos paráramos a hacer esa escucha que propone, ¿qué consecuencias sociales habría?

-De entrada, más paz y tranquilidad. No habría tanta impaciencia, el otro no me molestaría tanto, todo sería mucho más sencillo.

. La percepción es contradictoria, parece que cuanto más evolucionamos como seres humanos menos percepción tenemos de lo que puede ser importante para nosotros mismos…

-No debería suceder eso, pero pasa. Lo que sí que observo es que, a diferencia de otras épocas, ahora todo sucede muy rápido. La evolución existe y es necesaria, desde luego, pero deberíamos mantener el contacto con uno mismo y poder compartir esa evolución con la tranquilidad. En el fondo, es una decisión. Puedo trabajar 12 horas ante un ordenador, pero antes decido estirar mi cuerpo, comer sanamente, trabajar en un espacio tranquilo, parar para descansar, etc. Se trata de decidir mantener una calidad de vida dentro de tu propia intensidad.
br />

•  Es una lección de vida que no nos enseñan en la escuela. Todavía priman más los números y las letras…

-Todavía no, pero espero, y lo digo como madre, que aunque el mundo sea tan contradictorio, algún día nos demos cuenta de que podemos cambiar eso y seguir evolucionando, y que los niños puedan aprender cuanto antes que es importante mantener esta calidad humana, y entiendan que deben pararse de vez en cuando a escuchar sus cuerpos.

• ¿Estamos hablando de un cambio a título individual, o cree que la educación tiene muchas cosas que decir en este sentido?

-Creo que la educación es la base de todo. Yo puedo tomar una decisión porque lo he pasado mal, o me ha ido mal en el trabajo, o mi pareja me ha dejado, y pedir ayuda externa. Pero si de chico yo aprendo que puedo parar, respirar distinto, escucharme, estirar mi cuerpo, todo será mucho más fácil. Cuando la gente empieza a cuidar y escuchar a su cuerpo, siempre les comento que son unos privilegiados porque hay gente que se va de esta vida sin haberse escuchado nunca. La educación es la base porque este es un derecho de todos, y si lo impartieran en las escuelas todo sería muy distinto.
•  ¿La prevención es clave para, a la larga, alejarse de la química?

-Este trabajo está fundamentado en la medicina ayurvédica, que es una medicina milenaria de la India que se sustenta en tres pilares muy importantes: el primero es la prevención, el segundo es fomentar la salud, y el tercero es tratar los desequilibrios. La prevención sería la clave. A través de la educación se podría tomar conciencia de la importancia de una buena prevención, pero desgraciadamente está todo montado de manera que esta prevención no existe. Hacer estiramientos básicos por la mañana antes de empezar el día ya es una manera de prevenir. En Occidente, sólo buscamos los masajes cuando tenemos dolor, cuando ya no deberíamos haber llegado a este estado. Es importante que, aunque no tengas dolor, te hagas un masaje una vez al mes. Es importante que uno pueda parar una hora o 90 minutos para que alguien le haga un masaje y elimine toda la tensión.

• ¿Cuando tenemos dolor es que hemos fracasado con el mantenimiento de nuestro cuerpo?

-A mí no me gusta utilizar la palabra fracaso. Cuando sentimos dolor es porque el cuerpo está siendo muy generoso con nosotros y nos está recordando que no lo estamos escuchando bien. Es un grito de auxilio ante el que tenemos dos posibles soluciones: o tomar una pastilla para el dolor, o escucharlo y buscar ayuda de gente que nos pueda asesorar. Lógicamente, hay patologías que están ya avanzadas y tienen que ser tratadas por un médico, pero el trabajo que podemos hacer nosotros es el de investigar qué es lo que nos ha generado esta enfermedad o dolor. Nos podemos preguntar “¿cuál es la emoción que no he expresado?”.

. ¿Es posible una vida sin química?

-Es muy complejo porque estamos en un punto bastante complicado. Es posible, sí. Siempre digo que si la medicina ayurvédica no hubiera tenido una etapa en la que cayó en el olvido, ahora tendríamos una vida de mucha más calidad. Cada vez nos preocupamos menos por lo que comemos, por ejemplo. ¿Nos paramos a pensar si hay algo que no contenga tantos tóxicos? Volvemos a lo de antes, es una cuestión de que nos eduquen para ello y poder recuperar el equilibrio.

• Usted se formó en Brasil y en la India. ¿Tuvo que derrumbar muchas barreras en nuestro país?

-Siempre digo que soy una ciudadana del mundo e intento no hacer comparaciones entre culturas. Cuando te sientes así, no hay nada que sea novedoso para ti. De lo que sí me he dado cuenta es de que la terapia corporal no estaba asociada al masaje. El masaje estaba asociado a las contracturas, por ejemplo. La gente empezó a darse cuenta de que detrás del masaje había una terapia mucho más profunda. Tampoco he tenido mucha dificultad más allá de esto que te explico, creo que la gente tiene muchas ganas de ampliar sus conocimientos y de experimentar. Jamás he tenido que luchar para que me escucharan.

. ¿Cuál es el problema más común de las personas que acuden a usted?

-Las contracturas: cuello, lumbares, escápulas… Si tienes una hernia en el cuello no podré revertirla, pero sí que puedo ayudarte a que tomes más conciencia de tu cuerpo para que ganes en calidad de vida y entiendas qué es lo que te ha llevado a tener esta contractura.



• ¿Qué nos está diciendo el cuerpo cuando se contractura?

-Es una negación de escucharte a ti mismo. Es cierto que hay gente que, por el tipo de trabajo que hace, es más propicia a tener este tipo de contracturas. Pero hay mucha gente que pasa la misma cantidad de horas ante el ordenador y no tiene esa zona contracturada. Cada cuerpo se expresa de manera distinta.

• ¿Nos puede poner algún ejemplo?



- Hay personas que acuden a mí con el mismo síntoma: el trapecio está muy cargado o el cuello está muy rígido. Normalmente son personas que tienen una dificultad en mirar las cosas desde diferentes puntos de vista, en delegar las cosas. También puede ser que esta persona tenga dificultad de expresar lo que realmente siente.

Fuente: Periódico La Vanguardia

COMPÁRTELO EN WHATSAPP CON LA GENTE QUE AMAS

La divinidad del ser humano




Cuenta una antigua leyenda hindú que hubo un tiempo en el que todos los seres humanos que vivían sobre la Tierra eran dioses. 


Pero estos abusaron tanto de su divinidad que Brahma, el dios supremo, decidió privarlos del aliento divino que había en su interior y esconderlo en donde jamás pudieran encontrarlo y emplearlo nuevamente para el mal.


Entonces, Brahma convocó a todos los dioses menores para buscar un lugar adecuado donde poder esconder la divinidad del ser humano y evitar que hiciesen un mal uso de nuevo.


El gran problema fue encontrar el lugar apropiado y los dioses menores, propusieron:

“Esconderemos su divinidad en lo profundo de la tierra”, dijeron otros dioses.


“No”, dijo Brahma, “no será suficiente porque el hombre cavará profundamente en la tierra y lo encontrará”. Entonces los dioses propusieron:

”En ese caso la sumergiremos y la sumergiremos en lo más profundo de los océanos”

“Tampoco”, dijo Brahma, “porque tarde o temprano el ser humano aprenderá a sumergirse en el océano y también allí lo encontrará”.


Entonces los dioses menores dijeron: 

“Escondámosla en la montaña más alta”.


“No”, volvió a replicar Brahma, “porque un día el ser humano subirá a todas las montañas de la tierra y capturará de nuevo su aliento divino”. Los dioses menores, desconcertados: 

“Entonces no sabemos dónde esconder, la divinidad humana, ni tampoco sabemos de un lugar donde el hombre no pueda encontrarla algún día”,

Y dijo Brahma: 

“Escondedla dentro de él mismo; jamás pensará en buscarla allí”.


Y así lo hicieron. Oculto en el interior de cada ser humano hay un algo divino. Y desde la noche de los tiempos, dice la leyenda, que el hombre ha recorrido la tierra, ha bajado a los océanos, ha subido a las montañas buscando esa cualidad que lo hace semejante a Dios y que todo el tiempo ha llevado siempre en su interior.
Gaia.

COMPÁRTELO EN WHATSSAP CON LA GENTE QUE AMAS