Siete palabras mágicas para ser felíz


A continuación,  recogemos   siete palabras mágicas que necesitamos repetirnos cada día como un mantra sagrado y sobre todo; tomar consciencia plena de su significado para materializarlas y vivir en armonía, rodeados de amor y  abundancia.
Las siete palabras son las siguientes:



TOCA


Toca todas aquellas  partes que amas de tu cuerpo. Da abrazos a la gente que aprecias, hazles gestos cercanos, tócalos cuando hablas con ellos. Besa a la gente en la mejilla. Acaricia a tu gato o tu perro un poco más. Saborea la sensación del tacto de  una pluma, de un trozo de madera, de las diferentes texturas de los objetos que te rodean. El musgo, las cortezas, las rocas y el agua. Mientras más lo hagas te sentirás más a gusto con el placer de tocar.




MUÉVETE




Mueve tu casa, cambia los muebles de sitio, las habitaciones… Mueve  tu cuerpo, ejercítalo, sal a caminar a un parque, salta, baila…
Sal de la rutina del trabajo, de las mismas relaciones y los patrones de vida. Cambia tu perspectiva. Acércate a aquellas personas con las que puedas ser auténtico/a y nutran e impulsen tus sueños más locos. No consiste en mover montañas, sino que  trasladar una pequeña piedra, puede hacer maravillas.

SIENTE



Siente el dolor cuando llegue, experimenta el gozo, hasta que sientas que casi te elevas. Permítete reír hasta que te duela, siente el amor desde lo más profundo de tu corazón. Ríndete a la sensualidad de la vida. Enójate y expresa tu furia, si es el caso, pero cuando lo hagas,  hazlo a solas. Recuerda… Si no sientes de verdad, no estás vivo/a.


ESCUCHA




Siéntate en silencio y observa todo lo que te rodea, escúchalo. Escucha a la gente, lo que realmente están diciendo. Escucha hasta la última nota de cada canción. Escucha tu voz interna, esa que sólo escuchas cuando la confusión de cada día disminuye. Oye el susurro de las hojas, el sonido del viento, el crujido de la madera ardiendo en la chimenea. Escucha con tu corazón y siempre escucha aquello que nunca es hablado.

CONFÍA


Tú sabes lo que necesitas saber. Detén tus dudas. Aquella cosquilla interna es tu más alta verdad y ella te servirá del mejor modo. Te arrepientes cuando desconoces o niegas tu intuición. Ten esto siempre presente: Finalmente, tú y sólo tú sabes lo que es mejor para ti. Si te encanta caminar al lado del océano, encuentra la forma de llegar allí. Busca, encuentra y da cabida a tu verdadera esencia. Si no confías completamente en ti, te quedarás varado/a en la orilla.

REÚNETE




Con los seres que amas. Comparte un buen almuerzo con ellos, camina en compañía por el bosque, conversa y habla, lee en voz alta para otros. Celebra que tu cabello, tu piel, tu cuerpo y tus historias son diferentes a las de los otros y a su vez son completamente parecidas. Comparte emociones.

RECIBE





Por una vez, deja de dar y dar y dar a todos menos a ti mismo/a. Acepta los cumplidos con agradecimiento. La voz que necesitas oír, el abrazo cálido que te reconforta, ese momento para conversar mirándose a los ojos, la comida en tu mesa, el dinero que necesitas, agradécelo y siempre serán suministrados por el poder del Universo. Ábrete a recibir, abre tus manos para que sean llenadas con abundancia. Recibe todas las cosas buenas que mereces y recuerda mostrar gratitud por tu Vida.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Test Mental: ¿Qué es lo primero que ves?

De acuerdo con Hermann Rorschach, creador del famoso test de manchas de tinta, aquello que una persona ve en una imagen determina ras...