Ir al contenido principal

Crea un hábito en 21 días

William James, uno de los padres de la psicología moderna decía, que nuestro cerebro tiene la flexibilidad suficiente para aceptar nuevos hábitos pero que no le gusta ceder de inmediato. Esto significa que para que nuestro cerebro adopte una nueva acción como un hábito tenemos que darle argumentos.







Según James, la manera de crear un nuevo hábito es repetir durante 21 días aquello a lo que queremos acostumbrarnos. Así, cada vez que repetimos la acción en cuestión, a nuestro cerebro le supone un menor esfuerzo realizarla hasta que llega el momento en que éste acaba “cediendo” y convierte dicha costumbre en un hábito.

Sin embargo, la mayoría de las personas abandonamos a la hora de creer un cambio positivo en nuestras vidas a los pocos días de haberlo intentado.
Cuando experimentamos el esfuerzo, la tensión, el sacrificio e incluso el dolor que van asociados a los nuevos hábitos.

Pero debemos pensar que los nuevos hábitos son como unos zapatos nuevos que los primeros días nos aprietan y hacen rozaduras. Si tenemos la fuerza de practicarlo y llevarlos durante tres semanas (21 días), conseguiremos llevarlos como si de una segunda piel se tratara.

Como seres humanos, genéticamente estamos preparados para resistir los cambios que nos conducen a un estado de equilibrio. Gracias a esos procesos de cambio consustanciales a nosotros; el ser humano ha podido evolucionar a través de los  siglos e ir adaptándose y sobrevivir a todo tipo de condicionamientos.

El inconveniente es que ese mecanismo actúa para mantener las cosas estables incluso cuando todo es favorable. Es por eso que nos resulta tan complicado adoptar nuevos hábitos y vencer nuestras rutinas que nos impiden descubrir nuevas facetas y dimensiones de la vida.


Pero igual que un coche emplea más combustible cuando pone en marcha el motor que le lleva al movimiento y a recorrer miles de kilómetros; una vez que dejamos atrás esos primeros veintiún días de hábito, descubriremos que mantenernos en él es mucho más fácil y llevadero.



Recuerda que la calidad de vida viene determinada por la naturaleza de nuestros hábitos. Así pues, observa y estudia tus hábitos personales y adopta el compromiso de cambio sobre los que no te hacen bien.. siempre hacia nuestra superación y transformación personal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ritual De Abundancia Para Luna LLena

Desde tiempos ancestrales, la luna ha sido considerada una divinidad asociada a la mujer. Representa el principio femenino, la fertilidad y multiplicidad. Un claro ejemplo de esto es que nuestro ciclo menstrual está fuertemente asociado a las fases de la luna; es decir, trece lunas, una cada veintiocho días. En cada ciclo menstrual, las mujeres pasamos por un proceso de desprendimiento, limpieza y renacer. Las fases de la luna están relacionadas con estos ciclos tienen muchas implicaciones en nuestro cuerpo, nuestras emociones y nuestra espiritualidad.
En particular, la luna llena es una fase en donde nuestros sentimientos son más intensos, tenemos mayor inspiración, intuición y un mayor  creatividad. La luna llena es un momento durante el cual la energía de la tierra es más intensa y hay mayor oportunidad de canalizar nuestros propósitos. Os invitamos a realizar este ritual que  representa un acto simbólico con el fin de canalizar toda la energía que está presente aprovechando nuestra co…

El Cordón de Plata: El cordón umbilical espiritual

El cordón de plata se podría definir como el cordón umbilical espiritual. El cordón de plata se refiere a un hilo de energía magnética o biomagnética que une el cuerpo físico del ser humano, con el cuerpo psíquico o espiritual.

Al cordón de plata se le llama así porque a pesar de que el conjunto de partículas que lo forman contienen todos los colores existentes, su conjunto visto desde fuera parece plateado. Este cordón es infinitamente extensible y sin límites, y el ser humano que viaja en el astral al separarse de su cuerpo flota al extremo del Cordón de Plata de una forma similar a la de una cometa al final de una cuerda. Cuando el cuerpo físico demanda su parte astral éste es tirado hacia abajo de igual forma como si tiramos de una cometa. 

Hay personas que se van de este mundo sin haberse escuchado nunca

Nuestro cuerpo tiene un lenguaje propio para comunicar con nosotros; habla y se expresa a través de emociones o de “gritos” de auxilio que suelen derivar en contracturas o dolores físicos. Si hemos llegado a este punto es muy probable que la principal razón sea que no hemos sabido parar a tiempo o, quizás más importante, que no hemos sabido escuchar a nuestro cuerpo mientras nos hablaba.