Besar el tercer ojo

El tercer ojo u ojo interno es un concepto místico y esotérico que hace referencia a un hipotético ojo invisible o vórtice energético y etérico que proporcionaría una percepción más allá de lo que se podría percibir con la vista ordinaria.





En ciertas tradiciones espirituales dhármicas como el hinduismo, el tercer ojo guardaría una correlación con el ajna, o el sexto chakra situado entre las dos cejas, en la hendidura de la frente. El concepto del tercer ojo está relacionado con la llamada glándula pineal y designa la entrada que conduciría a reinos interiores y a unos estados de consciencia superiores. Representa la percepción, la intuición y el conocimiento.



Nuestros dos ojos nos dan dimensión en el mundo normal; el tercer ojo nos daría visión de mayor  profundidad y dimensión de los mundos sutiles.

Su función es ver lo invisible y conocer lo desconocido. Es el centro de la intuición y de nuestra conexión directa con la fuente infinita de sabiduría.

Besar en el tercer ojo es una experiencia maravillosa que unifica a los seres que lo practican. Puede practicarse con tu pareja, con los hermanos, los hijos o hijas y con los amigos. Nos despierta sentimientos muy profundos y sanadores, es un método para curar viejas dolencias espirituales. 




La forma de practicarlo es tomando las manos de la persona que vas a besar en el entrecejo, viéndole a los ojos y mandándole bendiciones con la mirada, y luego de unos segundos tomar su cabeza con las dos manos, sobre las orejas y depositar el beso en el entrecejo, al besar cierra tus ojos y piensa en un triángulo con sus tres lados iguales, en el ángulo superior está Dios, y en los dos inferiores las dos personas que interactúan en esta bella demostración de amor. Con esto se unen las dos almas el Universo y se experimentan sensaciones de Amor, de Paz, de Armonía, de Bienestar y Seguridad.

Desde Objetivo Cambiar os recomendamos un libro excelente:
El “Tercer Ojo” (1956) el primero de los grandes éxitos de ventas de Lobsang Rampa. En el  libro explica sus experiencias mientras se criaba en un monasterio tibetano  a la edad de 7 años. El título del libro está tomado de una operación en la cual un tercer ojo es abierto en la frente del protagonista y autor, dándole el poder de la visión del Aura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los guías espirituales nos acompañan en los momentos más trascendentales

Según las creencias tradicionales de los nativos americanos, los guías espirituales pueden acompañar toda una vida a una persona, ayudándo...