Ritual celta de luna llena


El ritual que a continuación os proponemos para realizar en  luna llena, proviene de la sabiduría ancestral celta. Gracias a la arqueología y los textos clásicos posteriores de los escribas cristianos, conocemos del conocimiento esotérico de esta civilización. Los antiguos poblados celtas poseían un gran control sobre las fuerzas de la naturaleza, el clima y el destino de los hombres a través de la magia.






Esta próxima luna llena es ideal para realizar este sencillo ritual de renovación y transmutación de energía. Utilizaremos el laurel como elemento protector y de purificación y por supuesto, el poder de la energía que nos regalará la luna llena.

Con este ritual transmutaremos las energías negativas acumuladas que nos están generando cargas pesadas. Nos ayudará a liberar nuestras emociones reprimidas y conectar con nuestra parte lunar o más femenina.

ELEMENTOS PARA REALIZAR EL RITUAL:

  • Hojas de Laurel (como elemento de protección y purificación)
  • Vela de cualquier color (como elemento fuego)
  • Bolígrafo, lapicero o rotulador
  • Cerillas


Para realizar el ritual, es necesario que estés tranquilo/a, conectar con tu Yo superior, conseguir un estado de meditación y calma y no ser interrumpido el proceso ceremonial.

PROCESO RITUAL:

1. Enciende una vela (no importa el color). Di en voz alta: Hoy limpio y reactivo mi energía con mi propia luz y me abro a mi claridad radiante y profunda, para que mi petición sea concedida. Gracias Divinidad, gracias amado Universo, hoy he obtenido la respuesta perfecta para mi nuevo comienzo… Así es” .




2. Una vez hecha esta afirmación, quédate mirando la llama relajado/a adentrándote en su profundidad.

3. Cerca de la vela, tendremos una hoja de laurel o varias (según los deseos que queramos pedir) y escribiremos en la hoja de laurel lo que estamos deseando (solución, deseo, petición) durante mucho tiempo con todo nuestro corazón. Es importante que esto se haga con intención, con fuerza, con un gran deseo. Debemos creerlo firmemente.

4. A continuación, quema la hoja de laurel cerrando los ojos (cuidado con no quemarte) y sintiendo a la luna llena, agradeciendo su poder sanador, transmutador y femenino dale las gracias .








5. Deja que la vela se consuma a lo largo de la noche (teniendo siempre precaución, ponla en lugar seguro)

6. . Tomaremos los restos quemados de la hoja de laurel y los enterraremos en una maceta o debajo de un árbol, para que florezcan nuestros deseos en la próxima luna llena.





Desea con todo tu corazón; la energía sanadora de la luna llena será el vehículo que transmute tu dolor, tus problemas y todo lo que ya no te vale y te pesa de tu vida.

3 comentarios:

Cinco etapas para superar la pérdida de un ser querido

Elisabeth Kübler Ross psiquiatra y escritora estadounidense, fue una de las mayores expertas a nivel mundial sobre el tratamiento de perso...