Hoy libero a todas las personas que me han hecho daño


Pienso que a lo largo de mi vida he escuchado muchas veces la explicación del porqué perdonar es algo más divino que humano; he escuchado las mil cien razones por las cuales es tan saludable y positivo en razón de todo lo bueno que trae a tu vida. Lo que sucede con la palabra perdón es que ha sido muy usada y manipulada por gran parte de los seres humanos, hasta quitarle totalmente su esencia y razón de ser, de modo que ya no sabes qué actitud tomar para sentirte libre. 

divinidad



Hasta este instante tal vez para ti, el hecho de perdonar signifique quedarte ahí parado/a sonriéndole a la persona que te lastimó, sintiéndote vulnerable, sin la menor oportunidad de devolver el golpe y creyéndote víctima del tiempo, de la vida o de Dios, porque de manera injusta te obligaron a vivir experiencias dolorosas que no merecías; tal vez en el fondo aún sigas pensando que perdonar a quien te hizo daño le dará esa paz interior a la cual no tiene derecho porque tú no la tuviste. 

No creas que al escribir esto ignoro los malos tratos que viviste en tu niñez; o que tal vez le entregaste tu amor y tu vida a un hombre o a una mujer que no supo valorarte; o que pese a que ya eres adulta(o) continúas viviendo con esas personas que te hicieron daño sin que puedas visualizar un camino a seguir. No lo paso por alto, precisamente por tenerlo en cuenta me permito unirme a ti para que juntas(os) aprendamos a dejar en el tiempo aquello que tanto nos lastimó y que aparentemente es difícil alejar de nuestro presente. 

¿Qué tal si te propongo que no usemos la palabra perdonar en este artículo? Asumiré que aceptaste. Entonces en este artículo hablaremos sobre lo importante que puede ser para ti la palabra liberar. No escribiré sobre los beneficios a nivel físico y emocional que el acto de liberar conlleva porque eso tú lo sabes muy bien; lo que sucede es que a un nivel inconsciente no deseas sanar porque esa es la única manera que te queda para que esa otra persona "te pague lo que te debe"; entonces sabes perfectamente a qué me refiero cuando digo que no citaré aquí el sinfín de beneficios que obtendrías liberando a esa persona. 

Pienso que será más sencillo para todos los que estamos en esta tarea de liberar, el saber que no es tan complicado como nos parece; lo que lo hace difícil es que estamos acumulando todos los días, cada mañana, cada instante, muchos años de maltrato y que generalmente cuando nos levantamos pensamos en lo dura que ha sido nuestra vida al lado de esa persona, en lo tremendamente injusto que fue sufrir desde que éramos niñas/os; pensamos en que no hay una sola razón para comprender la falta de amor de nuestra madre, la violencia física o verbal de nuestra pareja así como de nuestro padre, el abuso de nuestro jefe en el trabajo. 


Cuando nos levantamos esta mañana pensamos que este sería otro día para vivir con ese recuerdo a cuestas, con la transmisión interminable de la misma película una y otra vez en nuestra mente, con los mismos diálogos, personas, hechos, situaciones, todo! La mayoría del tiempo estamos haciendo esto sin darnos cuenta. Es automático. La mayoría del tiempo estamos ‘castigando’ a nuestro agresor con un corazón lleno de dolor, con una vida que no puede entregar la paz interior que desconoce y con un resultado que afecta a otros seres queridos que comienzan a ser nuestras víctimas para que así no se rompa la cadena y terminemos culpando a Dios por “hacer su voluntad”. No obstante hay una solución que termina con ese lazo que rodea a nuestros niños! Hay una manera por medio de la cual podemos comenzar a liberar. 


Este es el momento. Atención mi estimada/o  lector/ra  que aquí te va la segunda propuesta: Qué tal si a partir de mañana dejas en el tiempo ese resentimiento y te dices… "sólo por hoy libero a todas las personas que me han hecho daño o que pretenden hacerlo, sólo por hoy soy feliz, me amo". Crees que puedes hacerlo? O tu odio es tan grande que rechazas tajantemente esta idea? Yo sé que alguna parte de ti se estremece y duda con lo que lee aquí, y es porque precisamente trato de llegar hasta donde están tus resistencias para que puedas vencerlas. 



Se trata de amarte solamente por hoy. Promételo ante el espejo; yo sé que te cuesta mucho trabajo, pero tú puedes lograrlo, ahora no necesitas llevar esa carga contigo. Si la idea reaparece en el del día entonces piensa que tienes un pacto contigo y que es sólo por hoy. Olvida el ayer, olvida el mañana. Este pacto no significa cercanía con esa persona, ese pacto no significa que debas volver a verla o ir con ella para arreglar las cosas, no significa que tengas que agachar la cabeza, exponerte o ser amigo/a  de ese ser humano. Liberar a esa persona solamente por hoy, tiene que ver nada más contigo, tiene que ver con el amor que empezarás a sentir por ti. 

Muchas mujeres maltratadas por sus parejas confunden estas ideas y creen tener el compromiso de regresar a vivir con ellas, solamente porque las liberaron y no es así necesariamente. Si tú sientes la necesidad de estar cerca de esa persona nuevamente pues adelante! Eso en ese instante será perfecto para ti, va de acuerdo con un deseo expresado por tu alma; no obstante esto no siempre sucede. Generalmente necesitamos tiempo, estar lejos, sanar, necesitamos comenzar a escuchar el corazón. No te culpes si no deseas volver a ver a esa persona, es un proceso natural que debe suceder. 




Liberas a alguien cuando le permites ser quien es, independientemente de si estás cerca o no; liberas a alguien cuando sacas esa energía negativa de tu corazón y aprendes a vivir tu vida en función tuya, no de ese ser. Liberas cuando dejas de ser víctima porque conoces cómo va la vida y sabes que de algún modo tu elegiste esa manera de vivir; si es difícil para ti digerir este concepto entonces todavía no estás preparada(o) para tomar tu poder. La única forma de que seas poderosa(o) es haciéndote responsable de cada evento que tenga lugar en tu vida; de lo contrario serás siempre algo así como una hoja seca que el viento lleva de un lugar a otro sin que cuente su voluntad. 



La única manera de que reclames tu poder es aceptando el dolor temporal que significa ser responsable de cada evento que te ocurre. Muchas personas sienten miedo de liberar porque no desean la cercanía de quien las maltrató; tú ahora sabes que sólo debes cortar el lazo. 

Cuando tengas un tiempo libre recuéstate donde nadie pueda molestarte e imagina a esa persona como un enorme globo negro unido a ti por medio de un cordón delgado que llega a la coronilla de tu cabeza y cuando estés preparada toma unas tijeras y córtalo para luego observar cómo se aleja en el espacio hasta que lo pierdes de vista. Amate todo el tiempo, nada más tienes que decirte en voz baja: Lo siento, Te amo (haciendo referencia a tu divinidad). Verás resultados en poco tiempo si lo dices con el corazón.

Gratitud Infinita por la Fuente y la Autora de la nota:  Vivi Cervera

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cinco etapas para superar la pérdida de un ser querido

Elisabeth Kübler Ross psiquiatra y escritora estadounidense, fue una de las mayores expertas a nivel mundial sobre el tratamiento de perso...